• elizabethgreen 3w

    Elisa

    Desperté, los huesos me dolían como era de costumbre por la época de humedad.
    Mire el lado de la cama vacío, aquel que hacía 56 años había estado ocupado por el hombre de mí vida. La melancolía me invadió, hoy se cumplía un mes desde que mí Horacio me dejó.

    Pero no me dejó porque quiso, sino porque era su deber.

    Luego de unos largos minutos para poder levantarme, fui hasta el armario y busque el cofre de recuerdos... aquel que Horacio y yo llenamos durante años...

    Adentro habían cositas de cuando éramos novios, nuestros anillos de compromiso..una rosa.

    Una rosa que seque la noche de nuestra primera cita. Recuerdo como olía, el Rojo vivo de la flor. Y con eso miles de recuerdos de esa noche.

    Abraze la rosa y pensé en mí viejo esposo... En los años que se me dejaron compartir a su lado, las alegrías y las tristezas. Y así me acosté en la cama de nuevo, con la rosa en las manos.

    Y sentí el calor de mí Horacio al lado, por algún motivo voltie la mirada y allí lo vi. Con 20 años y su sonrisa pícara.

    -Vamos Elisa? tenemos una cita- me estendio la mano.
    -Pero Horacio...no estoy arreglada...-respondi.
    -No importa eso mí amor, para mí siempre estás hermosa...

    Sonriendo le di la mano y me llevo a nuestra cita...Donde el me regaló una hermosa rosa como en la primera.

    Y ese mismo día resibi más flores de lo que esperaba..

    Con hermosos deseos de despedida...



    -La Señorita Green ��