• karinna 10w

    Como es que ya te extraño...

    Niño mío…
    He despertado esta mañana con ganas de ti, con el recuerdo de tu piel en mi piel, con la fascinación que me producía el despertar a tu lado aquellos días y se me llena el corazón de alegría y ternura.
    El tiempo fue tan ágil que se me escapo, como arena ligera víctima del viento; pero igual tengo que decirte que yo contigo he sido más feliz de lo que los libros dicen que se puede, de lo que la gente suele hablar cuando habla de felicidad; si pudiera explicarlo lo haría pero todavía no logro comprender esta levedad placentera que me produces.
    No existe nada que pueda agradecer por tanto, si supieras como me has enseñado a vivir y amar, a disfrutar de cada pequeña cosa…llevo en mi cada mirada de amor, de deseo, de felicidad que me regalaste en este tiempo, eres un ser maravilloso, tuve suerte de conocerte, tengo tanta suerte de disfrutar tu amor en este paso por este pedacito de mundo incomprendido y por eso me siento tremendamente agradecida porque después de todo, esta es la única vida que tengo y no importa que pase mañana, estaré feliz de haber compartido tanto amor y felicidad con tigo.
    Gracias por todo… Por las sonrisas, por los días sin nada que hacer, por los días con mucho que hacer, por los buenos momentos y también los malos, por la comida y los días de embriagarnos juntos, por tantas noches de placer y por hacerme parte de tu vida que no es mía, de tu tiempo que no me pertenece, Gracias por todo… Pero lo que más tengo que agradecerte es por bailar con migo porque sinceramente no se quien le enseño a quien, me hiciste pensar que amar es tan sencillo como bailar, requiere de seguir el mismo ritmo, un solo compas; a veces de la mano y otras veces cada uno por su lado, buscando su propia ruta de baile mientras se disfruta de la melodía, de dejarse llevar y sentir el placer de la alegría que produce, como si la vida misma fuese la música que te invita a bailar, a vivir, a amar… Quiero bailar con tigo hasta que quieras.
    Se que volveré a verte, no sé cómo ni cuándo pero mientras, puedes tener la convicción de que te seguiré amando con cada parte de mí y te enviare mucho amor desde la distancia, amor que te pertenece y que anhela volver a encontrarte cualquier día, a cualquier hora y decirte sutilmente que amarte a ti; más que mejor, es perfecto.