• poesiav_a 5w

    Historia por empezar

    El odio y el amor miden lo mismo de profundo,
    lloro por unos ojos tristes y sonrío por un segundo,
    ¿cómo pudimos suceder si dije atrás un no rotundo?
    juré no enamorarme jamás y aquí me ves moribundo
    porque tanto amor me mata.

    Mata el amor correspondido sentado en el banquillo,
    cómo futbolistas a la espera de que el destino se deje marcar un gol.
    mis ojos lloran los suyos en silencio y en Si Bemol,
    vi pasar la una, ya son las dos lloro como un chiquillo.

    Duele echar de menos pero mata no poder decirlo,
    los hombres... digo las bestias no lloran,
    soy un hombre y vida mía hoy te lloro mientras imploran
    las rimas que no me ponga a describirlo.

    Tal vez solo esté borracho, me embriagué de juventud,
    ahora reina mi estupidez, quiero ser macara pero la droga eres tú,
    adicto a la cercanía de la exactitud
    con la dibuja felicidad tu sonrisa bajo el cielo azul.

    Llevo mucho sin escribir poesía,
    estaba muy pendiente de la prosa tras tus gestos,
    de los versos que tu paso transformó en sonetos
    que guarda el alma mía.

    Soñé que me casaba y no era contigo,
    créeme me alegré por saber que hay sueños que no se cumplen,
    leerán está línea y me juzgarán, pues que juzguen.
    Cuando amarte sea crimen me declararé culpable.

    Mientras tanto quiero que nada cambie aunque me cueste,
    aunque la distancia apriete,
    el silencio protagonice este prólogo,
    no tuvo un digno funeral nuestro diálogo,
    ahora hablo sólo estoy aprendiendo monólogos.

    Me quedo en la soledad de mi castillo,
    podría llamarte reina, si quieres seré tu caballero,
    te advierto que ando escaso de dinero,
    pero abunda felicidad en mis bolsillos.


    ©poesiav_a